lunes, 30 de agosto de 2010

EL CAPITAL TOMO I, II Y III - KARL MARX

LA PODEROSA OBRA CUMBRE DE MARX EN DONDE A TRAVÉS DE LA CRÍTICA DE LA ECONOMÍA  POLÍTICA SE COMPRENDE A LA SOCIEDAD, ANALIZANDO LA PRODUCCIÓN CAPITALISTA Y LAS RELACIONES Q DE  ELLA SURGEN

5 comentarios:

  1. Anónimo2/9/10 1:47

    Los rusos fueron agentes del imperialismo judío cuando se formó la idea de la Unión Soviética y de la Internacional Socialista, y con la farsante “Guerra Fría” contra el mismo capitalismo judío que financió a los nazis y a la misma Unión Soviética constituyeron un elemento esencial para la hegemonía y dominio mundial del imperio sionista internacional-socialista. El escritor judío, Alfredo Nossig, afirmaba lo siguiente: “El movimiento socialista moderno es para la mayoría obra de judíos; los judíos fueron los que imprimieron en él la marca de su cerebro; igualmente fueron judíos los que tuvieron parte preponderante en la dirección de las primeras repúblicas socialistas...El socialismo mundial actual, forma el primer estado del cumplimiento del mosaísmo, el principio de la realización del estado futuro del mundo anunciado por los profetas”. En su libro, “Integrales Judentum”, ratifica esta idea del socialismo como doctrina judía, cuando escribe lo siguiente:“Si los pueblos quieren progresar de veras deben despojarse del temor medieval de los judíos y de los prejuicios reaccionarios que tienen contra ellos; deben reconocer lo que son en realidad: los precursores más sinceros del desarrollo de la humanidad. Hoy exige la salvación del judaísmo que reconozcamos el programa del socialismo abiertamente a la faz del mundo. Y la salvación de la humanidad en los siglos venideros depende de la victoria de ese programa”. El paso del dominio capitalista al dominio socialista traerá una gran catástrofe, en el escenario imperial del mesianismo sionista.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/9/10 1:48

    El movimiento comunista:


    La Liga de los Hombres es una sociedad secreta masónica en la que pertenecía Mordechai Marx Levi, más conocido como Karl Marx, fundador de la ideología comunista que pretendía ser el opuesto del capitalismo en la dialéctica hegeliana dualista del sistema. El comunismo, como el nazismo, fueron creados por el mismo sistema como fuerzas de choque fáciles de controlar, ambos predican el antisemitismo a pesar de que sus grandes jerarcas eran judíos. Esta contradicción histórica es innegable, y puede llegar a entenderse desde la óptica de la conspiración. El comunismo es otra tiranía, como el nazismo, por algo el sistema financiero judío de Wall Street financió a nazis y a comunistas durante todo el siglo XX, para controlar y manipular todo lo que se oponga al sistema capitalista. Incluso Karl Marx recibió un cheque de la Casa Rothchild para ejecutar su farsante revolución comunista en la Alemania de 1848. Media década después, los judíos banqueros de Wall Street, como Jacob Shiff o Max Warburg, financiaron a los judíos de Lenin y a Stalin para desatar la más cruel revolución totalitaria que costó la vida de más de 20 millones de rusos. Después de la revolución bolchevique, la Standard Oil de Nueva Jersey, propiedad de los Rockefeller compró el 50 por ciento de los enormes campos petrolíferos de Nobel, en el Cáucaso soviético, aunque la propiedad había sido teóricamente nacionalizada. En 1927, la Standard Oil construyó una refinería, ayudando así a los bolcheviques a levantar su economía... ¿pero no es que los capitalistas estaban en “guerra fría” contra los comunistas? La Unión Soviética pretendía ser el centro del nuevo orden mundial socialista, en oposición al Tercer Reich nazi, y al nuevo orden mundial capitalista, por ello el comunismo alcanzó a Cuba, Corea del Norte, los Balcanes, Hungría, Polonia, en este proyecto de imperialismo comunista apoyado por los judíos capitalistas de Wall Street. El Congresista Louis MacFadden, presidente del Comité de la Comisión Bancaria, sostuvo en un discurso a sus camaradas:
    “El gobierno soviético ha recibido fondos de la Tesorería de los Estados Unidos a través del Consejo de la Reserva Federal y de los Bancos de la Reserva Federal, los que han actuado por intermedio del Chase Bank, del Guaranty Trust Company y otros bancos en la ciudad de Nueva York...“
    ..."Abra los libros de Arntorg, la organización mercante del gobierno soviético en Nueva York, y de Bostorg, la oficina general de la organización Mercantil Soviética, y del State Bank de la Unión de las Repúblicas Soviéticas Socialistas, y estará impresionado de ver cuánto dinero norteamericano ha sido sacado desde la Tesorería de los Estados Unidos a beneficio de Rusia. Trate de encontrar qué negocio ha sido transaccionado para el State Bank de la Rusia Soviética por su correspondiente, el Chase Bank de Nueva York..."
    (Registros del Congreso, 15 de junio de 1933). ¿No es esto una Conspiración?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/9/10 1:51

    La Liga de los Hombres es una sociedad secreta masónica en la que pertenecía Mordechai Marx Levi, más conocido como Karl Marx, fundador de la ideología comunista que pretendía ser el opuesto del capitalismo en la dialéctica hegeliana dualista del sistema. El comunismo, como el nazismo, fueron creados por el mismo sistema como fuerzas de choque fáciles de controlar, ambos predican el antisemitismo a pesar de que sus grandes jerarcas eran judíos. Esta contradicción histórica es innegable, y puede llegar a entenderse desde la óptica de la conspiración. El comunismo es otra tiranía, como el nazismo, por algo el sistema financiero judío de Wall Street financió a nazis y a comunistas durante todo el siglo XX, para controlar y manipular todo lo que se oponga al sistema capitalista.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2/9/10 1:51

    Incluso Karl Marx recibió un cheque de la Casa Rothchild para ejecutar su farsante revolución comunista en la Alemania de 1848. Media década después, los judíos banqueros de Wall Street, como Jacob Shiff o Max Warburg, financiaron a los judíos de Lenin y a Stalin para desatar la más cruel revolución totalitaria que costó la vida de más de 20 millones de rusos. Después de la revolución bolchevique, la Standard Oil de Nueva Jersey, propiedad de los Rockefeller compró el 50 por ciento de los enormes campos petrolíferos de Nobel, en el Cáucaso soviético, aunque la propiedad había sido teóricamente nacionalizada. En 1927, la Standard Oil construyó una refinería, ayudando así a los bolcheviques a levantar su economía... ¿pero no es que los capitalistas estaban en “guerra fría” contra los comunistas?

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2/9/10 1:52

    La Unión Soviética pretendía ser el centro del nuevo orden mundial socialista, en oposición al Tercer Reich nazi, y al nuevo orden mundial capitalista, por ello el comunismo alcanzó a Cuba, Corea del Norte, los Balcanes, Hungría, Polonia, en este proyecto de imperialismo comunista apoyado por los judíos capitalistas de Wall Street. El Congresista Louis MacFadden, presidente del Comité de la Comisión Bancaria, sostuvo en un discurso a sus camaradas:
    “El gobierno soviético ha recibido fondos de la Tesorería de los Estados Unidos a través del Consejo de la Reserva Federal y de los Bancos de la Reserva Federal, los que han actuado por intermedio del Chase Bank, del Guaranty Trust Company y otros bancos en la ciudad de Nueva York...“

    ResponderEliminar